Calefacción central

Repartidores de Costes de Calefacción, ¿ahorro o engaño?

El tema de la calefacción central ha suscitado innumerables cuestiones en las comunidades de vecinos. Todos tenemos un amigo  fontanero, ingeniero, entendido… que nos ha dicho que solo se busca enriquecerse a costa de los vecinos. Esta entrada la queremos dedicar a resolver todas esas dudas que, en lugar de plantearlas y resolverlas con quien debemos, tendemos a sumergirnos en las habladurías y confiar las decisiones a que nos parecen razonables por fomentar la inmovilidad a la que tanto estamos acostumbrados.

Enumeremos estos chismorreos a los que nos referimos:

  • “Seguimos considerando que la calefacción central genera mayor calor en nuestras viviendas y con un coste menor”

    Está demostrado que dichas instalaciones producen un gran despilfarro de energía y un gasto anual más elevado de lo que pensamos.

  • “El impacto ecológico es mínimo y una exageración de los ecologistas”    

    El 47% del consumo que se paga en la factura mensual de energía corresponde a la calefacción. En 2015, España emitió 339,3 millones de toneladas de CO2, de las que un 6,6% correspondieron a emisiones de las casas, y aún sigue atrasada en medidas de eficiencia energética en los hogares. Debería haberse hecho la transposición de la Directiva Europea de ahorro sobre la calefacción central, que supondría un ahorro de 2,4 millones de toneladas de CO2 al año.

  • “No se ahorra, más bien se paga más porque hay de colocarlos”        

    La instalación de repartidores de costes en el sistema de calefacción centralizada supondría un ahorro medio del 25% del consumo, o lo que es lo mismo, el equivalente al ahorro de energía en dicha vivienda durante un periodo de ocho meses, según revelan los datos del estudio realizado por la Universidad de Alcalá para AERCCA (Asociación Española de Repartidores de Costes de Calefacción).

  • “No hay obligación y me lo quiere imponer el listo de turno para enriquecerse”.

    La transposición de esta directiva al ordenamiento jurídico español no se ha realizado totalmente. No es obligatorio aún, pero tarde o temprano lo será, la Directiva 2012/27/UE obliga a instalar contadores que permitan el reparto individualizado del consumo, peso que a que no conocemos las condiciones de dicha transposición.

  • “Se paga muy poco y no merece la pena individualizarlo, porque si entonces cierra el vecino, yo le estoy pagando el calor a él”.

    Nos podríamos plantear también estas preguntas: ¿Por qué tienes que pagar más que tu vecino de al lado simplemente porque tu casa es más grande, aunque apenas estés en ella y él abra constantemente las ventanas de par en par?. ¿Y una familia numerosa, sea cual sea el uso que realice de la calefacción, paga lo mismo que un vecino que vive solo, que el matrimonio que abre dos veces al día la casa de par en par para ventilar o para refrescarla, o que la pareja de jubilados que se escapa todo el invierno a Torrevieja y deja la vivienda vacía y con los radiadores cerrados.?

  • “Mi vecino no lo hará y es ilegal obligar a ello?.”

    Según la revista OCU no cambiar la instalación tendrá otra penalización destacada, pues la norma autoriza a la comunidad a facturar el máximo consumo a los clientes ‘rebeldes’.

  • “Así se pagará más de lo que pagábamos antes”

    De este modo, cada vecino pagará el consumo real de calefacción y agua caliente que haya registrado, en lugar de hacerlo con los criterios que se venían aplicando hasta ahora, como por ejemplo los metros cuadrados de su piso. Es, en definitiva, trasladar a la calefacción y el agua caliente el sistema de pago que ya tienen otros suministros básicos como la luz, el teléfono o el gas.

Con estas cuestiones esperamos haber aportado un poco de luz al tema que tanto nos preocupa: que pretendan engañarnos.

Los datos han sido extraídos de distintas fuentes que se enumeran a continuación: El ConfidencialOCUAirzone BlogDecide MadridIdealistaBlogs 20minutosEl PaisRemica Servicios Energéticos

 

3 COMMENTS
  • eduardo
    Responder

    No veo donde está el ahorro. Para mi el principal problema es que para tener la calefacción disponible para que cada vecino pueda utilizarla cuando le convenga genera un gran consumo que solamente se repercutirá a los vecinos que la utilicen. De esta forma ahorrarán los vecinos que no usen o usen menos la calefacción pero los que la utilicen habitualmente pagarán mucho más. En mi comunidad tenemos contadores de calefacción desde hace 30 años y al final se dejaron de utilizar porque la mayor parte del gasto energético se va en mantener la calefacción activa, y ese gasto repercutía solamente en los usuarios habituales.

    1. admin
      Responder

      Hola Eduardo.
      En sistemas de calefacción central siempre hay un porcentaje obligatorio que deben pagar los vecinos, el llamado “fijo” que incluyen los gastos de agua, luz, mantenimiento, perdidas… que establece la comunidad. Y un porcentaje variable que es donde, con estos sistemas, conseguimos que cada vecino pague solo por el equivalente en euros del combustible consumido en su vivienda. El ahorro que comentas de los vecinos que no la usen efectivamente existe, pero deberán pagar el fijo igual que todos y si no quieren encender la calefacción en su casa o no están allí, la parte “variable” será nula.
      ¿Y los vecinos que pasan largas temporadas fuera?, pagan actualmente lo mismo que si estuvieran con la calefacción a tope 😉.
      Para cuanquiere explicación más, no dudes en contactar con nosotros y si quieres te ofrecemos un estudio gratuito de tu comunidad para que lo valores.
      Un saludo y gracias por tu opinión!

  • Bruselas advierte a España – Gestión Energética Galicia
    Responder

    […] su totalidad y las consecuencias, a título personal, de los verdaderos afectados por ella, por eso compartimos nuestra postura, como empresa instaladora,  desmitificando el […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*