Eficiencia Energética

¿Para qué el Día Mundial del Medio Ambiente?

El día 5 de junio se celebra a nivel mundial el día del #MedioAmbiente. Este año centrado en la contaminación del aire. «Es hora de actuar con contundencia».

Según nos dicen desde las Naciones Unidas, cada Día Mundial del Medio Ambiente se centra en un tema con que concienciar al público sobre un asunto ambiental particularmente apremiante. El tema para 2019 gira en torno a la “Contaminación del aire”; una llamada a la acción con que ayudar a combatir un grave problema que afecta a millones de personas en todo el mundo.

Mi mensaje a los gobiernos es claro: gravar la contaminación, dejar de subvencionar los combustibles fósiles y dejar de construir nuevas centrales de carbón. Necesitamos una economía verde, no una economía gris». António Guterres, Secretario General de la ONU

La celebración de los Días Internacionales nos da la oportunidad de sensibilizar al público en general acerca de temas relacionados con cuestiones de interés, tales como los derechos humanos, el desarrollo sostenible o la salud. Al mismo tiempo pretenden llamar la atención de los medios de comunicación para que señalen a la opinión publica que existen un problema sin resolver. El objetivo es doble: por un lado que los gobiernos tomen medidas, y por otro que los ciudadanos conozcan mejor la problemática y exijan a sus representantes que actúen.

Este año 2109, China ejerció de anfitriona en el este día del Medio Ambiente, invitándonos a plantearnos qué cambios podemos hacer para en nuestra rutina diaria para evitar la contaminación del aire. Se plantea como objetivo, eliminar de forma progresiva nuestra contribución individual al calentamiento global y, de este modo, detener sus perniciosos efectos en nuestra salud, y la del planeta.

En este punto en donde debemos ser conscientes de las aportaciones que, a nivel particular podemos ofrecer. Nuestra colaboración también nos beneficia económicamente si consideramos el ahorro energético. Como ya tratamos en la entrada “Consumo energético de los hogares” para aplicar medidas energéticas en los edificios, y así reducir la demanda energética, los españoles podríamos ahorrarnos alrededor de 2.000 euros anuales si pusiéramos en marcha una serie de medias. No solo estamos hablando de cerrar el grifo, sino de cambiar las ventanas, apostar por electrodomésticos inteligentes y otras medidas que recabamos a continuación y que nos permitirían reducir notablemente nuestras facturas.

La contaminación del aire tiene varias causas y numerosos efectos en nuestro organismo que deberíamos remediar. En la web de las Naciones Unidas nos explican, con un infografía, en qué consiste esa contaminación:

  • Hogar: La principal fuente de contaminación en el ambiente de las casas es la quema en interiores de combustibles fósiles, madera y otros combustibles de biomasa para cocinar, calentar y encender fuegos. Alrededor de 3.8 millones de muertes prematuras son causadas por la contaminación del aire interior cada año, la gran mayoría en países en desarrollo.
  • Industria: En muchos países la producción de energía es una fuente importante de contaminación del aire. Las centrales eléctricas que queman carbón son un emisor importante, mientras que los generadores diesel suponen una preocupación creciente en áreas desconectadas de la red eléctrica.
  • Transporte: El sector del transporte mundial representa casi un cuarto de las emisiones de dióxido de carbono relacionadas con la energía, una proporción que está aumentando. Las emisiones del transporte se han relacionado con casi 400,000 muertes prematuras.
  • Agricultura: Hay dos fuentes principales de contaminación del aire proveniente de la agricultura: el ganado, que produce metano y amoníaco, y la quema de residuos agrícolas. Alrededor del 24% de todos los gases de efecto invernadero emitidos en todo el mundo provienen de la agricultura, la silvicultura y otros usos del suelo.
  • Residuos: La quema de residuos a cielo abierto y los desechos orgánicos en los vertederos liberan a la atmósfera dioxinas nocivas, furanos, metano y carbono negro. A nivel mundial, se estima que 40% de los residuos se quema al aire libre, un problema que resulta más grave en las regiones que se están urbanizando y en los países en desarrollo.
  • Otras fuentes: No toda la contaminación del aire proviene de la actividad humana. Las erupciones volcánicas, las tormentas de polvo y otros procesos naturales también causan problemas.

Nueve de cada diez personas están expuestas a unos niveles de contaminación que superan los límites permitidos por la Organización Mundial de la Salud.
Todo ello hace que se deba hacer algo ya, eliminando de forma progresiva nuestra contribución individual al calentamiento global del planeta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*